¿Qué es la inflamación del cuello uterino (cervicitis)?

Identifiquemos primero al cuello uterino dentro de nuestro cuerpo, este importante órgano se encuentra justo por debajo del útero y es por este conducto por donde fluye la sangre del periodo menstrual y justo el órgano que se dilata para permitir que un bebé nazca por parto natural.

Como cualquier tejido, puede inflamarse y las razones pueden ser varias y esta afección se conoce como cervicitis.

Resultado de imagen para inflamación del cuello uterino

Algunas mujeres con cervicitis no experimentan síntomas. Cuando los síntomas están presentes, pueden incluir:

  • Sangrado vaginal anormal
  • Flujo vaginal gris o blanco persistente que puede tener olor
  • Dolor vaginal
  • Dolor durante el coito
  • Una sensación de presión pélvica
  • Dolores de espalda

El cuello uterino puede inflamarse mucho si progresa la cervicitis. En algunos casos, puede desarrollar una llaga abierta. El flujo vaginal similar al pus es un síntoma de cervicitis severa.

La causa más común de esta inflamación es una infección. Las infecciones que conducen a la cervicitis pueden propagarse durante la actividad sexual, pero este no es siempre el caso.

Cuando una mujer presenta cervicitis se puede detectar como:

  • Aguda e la aparición repentina de síntomas
  • Crónica es la que dura varios meses

La cervicitis aguda tiene generalmente su fuente por parte de algún tipo de infección de transmisión sexual como:

  • Herpes simple o genital
  • Clamidia
  • Tricomoniasis
  • Gonorrea

Otras razones pueden incluir:

  • Una alergia al espermicida o al condón de látex
  • Un capuchón cervical o diafragma
  • Sensibilidad a los químicos encontrados en tampones
  • Bacterias vaginales regulares

Sin embargo, los síntomas de la cervicitis pueden ser el resultado de otras afecciones vaginales o uterinas.

a) Examen pélvico bimanual

Para esta prueba, e inserta un dedo enguantado de una mano en su vagina mientras aplica presión sobre su abdomen y pelvis con la otra mano. Esto permite a detectar anormalidades de los órganos pélvicos, incluidos el cuello uterino y el útero.

b) Prueba de Papanicolaou

Para esta prueba se toma una muestra de células de su vagina y cuello uterino. Luego harán que se analicen para detectar anomalías.

c) Biopsia cervical

Esta prueba solo se realiza si la prueba de Papanicolaou detecta anormalidades.

Para esta prueba, también llamada colposcopia, se inserta un espéculo en la vagina, el objetivo es observar el cuello uterino.

Para ello limpian la región de residuos de moco con un hisopo de algodón.

Una vez despejado, el médico observa el cuello uterino con un colposcopio, que es un tipo de microscopio, y examina el área. Luego toman muestras de tejido de cualquier área que se vea anormal.

d) Cultivo de secreción cervical

El médico también puede decidir tomar una muestra de la secreción del cuello uterino. Examinará la muestra bajo un microscopio para verificar si hay signos de infección, que podrían incluir candidiasis y vaginosis, entre otras afecciones.

Ante cualquier síntoma o dolor pelvico, es importante acudir al médico para detectar cualquier anomalía y la razón de tus dolores.

Para conocer más sobre la colposcopía explicamos en este podcast cómo se realiza la prueba: