¿Por qué hornear es más saludable que freír?

Los cocineros eligen diferentes métodos de cocción como hornear, asar a la parrilla, freír, sofreír, etc., dependiendo del tipo de alimento que quieran preparar y el tiempo de cocción involucrado.

Cada método tiene sus propias ventajas y desventajas.

Sin embargo, hornear es el método de cocción más saludable de todas las técnicas. Déjanos entender por qué hornear es una opción más saludable.

Fritura

Resultado de imagen para alimento horneado

a) Altas calorías

Freír implica cocinar alimentos en aceite o grasa con alto contenido de calorías ya que freír implica sumergir los alimentos en aceite caliente para cocinar.

La absorción de aceite mientras se fríe se suma al conteo de calorías de los alimentos, lo que lo hace poco saludable.

b) Enfermedades cardíacas y cáncer

Lamentablemente al freír los alimentos reducimos considerablemente su valor nutricional llevándolo incluso a nada y, por el contrario, incrementamos los riesgo de enfermedades como las cardíacas y ciertos tipos de cáncer.

Esto se debe a que la fritura y la sartén conducen a una alta absorción de grasa añadida y a la formación de acrilamida, un carcinógeno (sustancia que causa cáncer).

La alta temperatura en la fritura hace que el almidón de los alimentos se convierta en carcinógeno. Esto hace que freír sea muy poco saludable.

c) Daño al corazón, riñones y pulmones

Freír a altas temperaturas con alimentos ricos en almidón puede provocar la oxidación de los aceites.

Los aceites oxidados pueden ser dañinos para el corazón, los pulmones y los riñones. También puede conducir a hipertensión arterial y ateroesclerosis.

d) Obesidad, accidente cerebrovascular y diabetes

Muchos alimentos fritos que se encuentran en restaurantes y alimentos envasados se cocinan en aceites parcialmente hidrogenados como la manteca de cerdo para aumentar su vida útil y mejorar el sabor.

La ingesta de estos aceites puede reducir la efectividad de tu sistema inmunológico y promover la obesidad, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

Horneando

a) Reduce el consumo de calorías

Hornear alimentos reduce la ingesta de grasas y calorías que te ayudan a mantener un peso y una dieta saludables.

La cocción al horno es un método de cocción a calor seco en el que los alimentos se “asan” a altas temperaturas en el horno.

El horneado a menudo se denomina “tostado” porque la humedad dentro de los alimentos se convierte en vapor que se combina con el calor seco del horno para cocinar los alimentos.

Requiere poca o ninguna grasa añadida. Además, cualquier grasa se drenará durante la cocción si usas una parrilla para asar.

b) Sin reacciones adversas

Como el horneado no requiere aceite agregado, no causa ninguna reacción en los alimentos ni oxidación, por lo que es una opción más saludable.

Todas las carnes, pescados y verduras se pueden cocinar horneando. Además, los productos de masa, como las hogazas de pan, son más adecuados para hornear, sin mencionar los deliciosos pasteles.

c) Reduce los problemas de salud.

Dado que hornear requiere poco o ningún aceite agregado, existe un riesgo reducido de enfermedades cardíacas y otras afecciones poco saludables.

d) Conserva los nutrientes

El hornear ayuda a retener los nutrientes en los alimentos sin agregar sal o grasa adicional.

Resultado de imagen para alimento horneado

e) Captura el sabor

Hornear ayuda a capturar e infundir los sabores originales y únicos de todos los ingredientes presentes en el plato. Esto hace que el horneado final sea sabroso y tentador.

f) Apoya las dietas especiales y promueve un estilo de vida saludable

Hornear apoya a las personas que desean mantener un estilo de vida saludable o que están en dietas especiales y pueden consumir incluso hasta pasteles deliciosos o comenzar programas de pérdida de peso.