La complejidad de los suplementos alimenticios

Los suplementos alimenticios son productos complejos y por ello es importante tener cuidado al consumirlos, más si se hace por cuenta propia.

Varios organismos han establecido buenas prácticas de fabricación de suplementos para ayudar a garantizar su identidad, pureza, resistencia y composición.

Estas prácticas están diseñadas para evitar la inclusión del ingrediente incorrecto, la adición de demasiado o muy poco ingrediente, la posibilidad de contaminación y el embalaje y etiquetado incorrecto de un producto.

Dichas organizaciones mantienen una inspecciona periódica en las instalaciones que fabrican suplementos.

Resultado de imagen para suplementos alimenticios

Además, varias organizaciones independientes ofrecen pruebas de calidad y permiten que los productos que pasan estas pruebas muestren sus sellos de aprobación.

Estos sellos de aprobación aseguran que el producto se fabricó correctamente, contiene los ingredientes enumerados en la etiqueta y no contiene niveles nocivos de contaminantes.

Estos sellos de aprobación no garantizan que un producto sea seguro o efectivo.

En términos general y como su nombre lo indica, los substitutos de alimentos vienen siendo eso, un complemento de la alimentación, sin embargo, hay que tomar en cuenta muchos factores.

  • Lo primero es no decidir tomar suplementos para tratar una afección de salud que te hayas diagnosticado tu mismo, sin consultar a un proveedor de atención médica. Es importante que lo que sospechas sea confirmado médicamente, a menos que seas médico, no te automediques ni si quiera con los suplementos.
  • No tomes suplementos en lugar de, o en combinación con, medicamentos recetados sin la aprobación de tu proveedor de atención médica.
  • Consulta con tu proveedor de atención médica acerca de los suplementos que tomas si tienes programado algún tipo de procedimiento quirúrgico.

Otro punto importante a resaltar aquí, el término “natural” no siempre significa seguro.

La seguridad de un suplemento depende de muchas cosas como su composición química, cómo funciona en el cuerpo, cómo se prepara y la dosis utilizada.

Ciertas hierbas (por ejemplo, consuelda y kava) pueden dañar el hígado.

Antes de tomar un suplemento dietético, plantéate las siguientes estas preguntas:

  • ¿Cuáles son los beneficios potenciales para la salud de este producto como suplemento alimenticio?
  • ¿Cuáles son sus beneficios potenciales para mí?
  • ¿Este producto tiene algún riesgo de seguridad?
  • ¿Cuál es la dosis adecuada para tomar?
  • ¿Cómo, cuándo y por cuánto tiempo debo tomarlo?

Si no conoces las respuestas a estas preguntas, usa las fuentes de información del mismo proveedor y habla con tus proveedor de atención médica.

Para mayores y mejores resultados habla con tu proveedor de atención médica.

Resultado de imagen para suplementos alimenticios

Informa a tus proveedores de atención médica (incluidos médicos, farmacéuticos y dietistas) qué suplementos alimenticios estás tomando o quieres tomar para que puedas analizar qué es lo mejor para tu salud en general.

Los especialistas pueden ayudarte a determinar qué suplementos, si los hay, podrían ser valiosos para ti, considerando tu estado de salud integral.

Recuerda que no se trata de comer más o vitaminarnos más, se trata de hacerlo balanceadamente de acuerdo a tus propios requerimientos de salud.