¿Por qué hornear es más saludable que freír?

Los cocineros eligen diferentes métodos de cocción como hornear, asar a la parrilla, freír, sofreír, etc., dependiendo del tipo de alimento que quieran preparar y el tiempo de cocción involucrado.

Cada método tiene sus propias ventajas y desventajas.

Sin embargo, hornear es el método de cocción más saludable de todas las técnicas. Déjanos entender por qué hornear es una opción más saludable.

Fritura

Resultado de imagen para alimento horneado

a) Altas calorías

Freír implica cocinar alimentos en aceite o grasa con alto contenido de calorías ya que freír implica sumergir los alimentos en aceite caliente para cocinar.

La absorción de aceite mientras se fríe se suma al conteo de calorías de los alimentos, lo que lo hace poco saludable.

b) Enfermedades cardíacas y cáncer

Lamentablemente al freír los alimentos reducimos considerablemente su valor nutricional llevándolo incluso a nada y, por el contrario, incrementamos los riesgo de enfermedades como las cardíacas y ciertos tipos de cáncer.

Esto se debe a que la fritura y la sartén conducen a una alta absorción de grasa añadida y a la formación de acrilamida, un carcinógeno (sustancia que causa cáncer).

La alta temperatura en la fritura hace que el almidón de los alimentos se convierta en carcinógeno. Esto hace que freír sea muy poco saludable.

c) Daño al corazón, riñones y pulmones

Freír a altas temperaturas con alimentos ricos en almidón puede provocar la oxidación de los aceites.

Los aceites oxidados pueden ser dañinos para el corazón, los pulmones y los riñones. También puede conducir a hipertensión arterial y ateroesclerosis.

d) Obesidad, accidente cerebrovascular y diabetes

Muchos alimentos fritos que se encuentran en restaurantes y alimentos envasados se cocinan en aceites parcialmente hidrogenados como la manteca de cerdo para aumentar su vida útil y mejorar el sabor.

La ingesta de estos aceites puede reducir la efectividad de tu sistema inmunológico y promover la obesidad, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes.

Horneando

a) Reduce el consumo de calorías

Hornear alimentos reduce la ingesta de grasas y calorías que te ayudan a mantener un peso y una dieta saludables.

La cocción al horno es un método de cocción a calor seco en el que los alimentos se “asan” a altas temperaturas en el horno.

El horneado a menudo se denomina “tostado” porque la humedad dentro de los alimentos se convierte en vapor que se combina con el calor seco del horno para cocinar los alimentos.

Requiere poca o ninguna grasa añadida. Además, cualquier grasa se drenará durante la cocción si usas una parrilla para asar.

b) Sin reacciones adversas

Como el horneado no requiere aceite agregado, no causa ninguna reacción en los alimentos ni oxidación, por lo que es una opción más saludable.

Todas las carnes, pescados y verduras se pueden cocinar horneando. Además, los productos de masa, como las hogazas de pan, son más adecuados para hornear, sin mencionar los deliciosos pasteles.

c) Reduce los problemas de salud.

Dado que hornear requiere poco o ningún aceite agregado, existe un riesgo reducido de enfermedades cardíacas y otras afecciones poco saludables.

d) Conserva los nutrientes

El hornear ayuda a retener los nutrientes en los alimentos sin agregar sal o grasa adicional.

Resultado de imagen para alimento horneado

e) Captura el sabor

Hornear ayuda a capturar e infundir los sabores originales y únicos de todos los ingredientes presentes en el plato. Esto hace que el horneado final sea sabroso y tentador.

f) Apoya las dietas especiales y promueve un estilo de vida saludable

Hornear apoya a las personas que desean mantener un estilo de vida saludable o que están en dietas especiales y pueden consumir incluso hasta pasteles deliciosos o comenzar programas de pérdida de peso.

La complejidad de los suplementos alimenticios

Los suplementos alimenticios son productos complejos y por ello es importante tener cuidado al consumirlos, más si se hace por cuenta propia.

Varios organismos han establecido buenas prácticas de fabricación de suplementos para ayudar a garantizar su identidad, pureza, resistencia y composición.

Estas prácticas están diseñadas para evitar la inclusión del ingrediente incorrecto, la adición de demasiado o muy poco ingrediente, la posibilidad de contaminación y el embalaje y etiquetado incorrecto de un producto.

Dichas organizaciones mantienen una inspecciona periódica en las instalaciones que fabrican suplementos.

Resultado de imagen para suplementos alimenticios

Además, varias organizaciones independientes ofrecen pruebas de calidad y permiten que los productos que pasan estas pruebas muestren sus sellos de aprobación.

Estos sellos de aprobación aseguran que el producto se fabricó correctamente, contiene los ingredientes enumerados en la etiqueta y no contiene niveles nocivos de contaminantes.

Estos sellos de aprobación no garantizan que un producto sea seguro o efectivo.

En términos general y como su nombre lo indica, los substitutos de alimentos vienen siendo eso, un complemento de la alimentación, sin embargo, hay que tomar en cuenta muchos factores.

  • Lo primero es no decidir tomar suplementos para tratar una afección de salud que te hayas diagnosticado tu mismo, sin consultar a un proveedor de atención médica. Es importante que lo que sospechas sea confirmado médicamente, a menos que seas médico, no te automediques ni si quiera con los suplementos.
  • No tomes suplementos en lugar de, o en combinación con, medicamentos recetados sin la aprobación de tu proveedor de atención médica.
  • Consulta con tu proveedor de atención médica acerca de los suplementos que tomas si tienes programado algún tipo de procedimiento quirúrgico.

Otro punto importante a resaltar aquí, el término “natural” no siempre significa seguro.

La seguridad de un suplemento depende de muchas cosas como su composición química, cómo funciona en el cuerpo, cómo se prepara y la dosis utilizada.

Ciertas hierbas (por ejemplo, consuelda y kava) pueden dañar el hígado.

Antes de tomar un suplemento dietético, plantéate las siguientes estas preguntas:

  • ¿Cuáles son los beneficios potenciales para la salud de este producto como suplemento alimenticio?
  • ¿Cuáles son sus beneficios potenciales para mí?
  • ¿Este producto tiene algún riesgo de seguridad?
  • ¿Cuál es la dosis adecuada para tomar?
  • ¿Cómo, cuándo y por cuánto tiempo debo tomarlo?

Si no conoces las respuestas a estas preguntas, usa las fuentes de información del mismo proveedor y habla con tus proveedor de atención médica.

Para mayores y mejores resultados habla con tu proveedor de atención médica.

Resultado de imagen para suplementos alimenticios

Informa a tus proveedores de atención médica (incluidos médicos, farmacéuticos y dietistas) qué suplementos alimenticios estás tomando o quieres tomar para que puedas analizar qué es lo mejor para tu salud en general.

Los especialistas pueden ayudarte a determinar qué suplementos, si los hay, podrían ser valiosos para ti, considerando tu estado de salud integral.

Recuerda que no se trata de comer más o vitaminarnos más, se trata de hacerlo balanceadamente de acuerdo a tus propios requerimientos de salud.

La añoranza de la infancia cuando se crean momentos memorables

Vaya, hay cosas que añoras ya sea de tu infancia o de tu ciudad natal y en esta época navideña resurgen muchos recuerdos.

Nací y crecí en la CDMX en una privada donde todos los niños y nuestros padres se conocían, donde había varios sitios ideales para niños que podíamos visitar.

Varios coincidíamos en ir a la misma escuela e incluso en el mismo salón, así que el salir a jugar a la calle era de lo más normal para todos.

Principalmente las madres cuidaban de todos, unas salían mientras que otras estaban al alba observando a través de las ventanas y en general, pasábamos el mayor tiempo jugando con los amigos.

Cuando venía la época de Día de Muertos… ¡ah! Era momento de crear nuestras cajas especiales para pedir la famosa “calaverita”, todos en bola y todas las casas nos daban dulces, fruta o dinero.

¿¿¡Halloween!?? No, eso no existía en mis tiempos.

Resultado de imagen de dia de muertos"

Quizá la época que más añoro y extraño es navidad. Todas las casa eran adornadas y toda la calle por igual.

Entre vecinos se pasaban los adornos y veías cada calle con festivos colores y luces.

Lo genial… ¡Las Posadas! Una por día… las obligatorias 9. Aquí las familias se reunían en grupos de 3 casas para repartirse una posada diaria y teníamos desde la pedida de posada con su respectiva letanía, el canto de villancicos, pasábamos a romper unas cuantas piñatas llenas de fruta (jícamas, tecojotes, cacahuates, limas, naranjas y colación) y venía después la cena.

Una cena que a todos nos daban, que bien podía ser desde tortas hasta pozole … lo que buenamente las familias organizaban, acompañado claro está del clásico ponche.

Al final, nos daban nuestro aguinaldo, un pequeño paquetito con dulces llamados colaciones.

¿Qué seguía? Bueno, los adultos jalaban sus sillas y se ponían a platicar mientras los niños nos íbamos a jugar hasta muy tarde… para nosotros jugar a las 10pm u 11pm era una hazaña.

Esto se repetía en cada posada iniciando el 16 de diciembre y terminando el 23 con una cena “familiar” entre los vecinos en donde cada casa ponía un platillo y cerrábamos los festejos ya que al día siguiente la mayoría se iba con sus familiares a pasar la noche buena y la navidad.

Vaya… qué tiempos de convivencia y libertad se respiraba en ese entonces y son épocas (fueron más de 10 años así) que vivimos las fechas decembrinas así.

Nuestros padres en ese entonces no se preocupaban de a dónde llevar a los niños durante las vacaciones escolares porque estábamos más que entretenidos jugando con los “cuates de la calle”.

Curiosamente eran pocos los que salían de viaje y todos estábamos más que entretenidos.

La televisión no era nuestro mayor atractivo y sí lo eran los juegos con los amigos.

Otro momento especial era el día de la llegada de los Reyes Magos. Todos estábamos emocionados por lo que nos traerían y el día 6 era un festival del juguete en donde nuestros padres llegaban a participar.

Hubo una ocasión en que a prácticamente a todos nos trajeron bicicletas y hubo competencias entre nuestros padres mientras que nosotros aprendíamos.

Los niños más grandes nos apoyaban y los chicos andaban en sus triciclos.

Otro momento memorable fue cuando se pusieron de moda las avalanchas… creo que los que más se divirtieron fueron nuestros padres porque jugaban a las carreritas … fue genial.

Resultado de imagen de posadas navideñas"

Hoy en día esto esto va disminuyendo y si bien buscamos las familias y amigos organizar una posada como las de antaño, no es posible realizar la novena como antes.

Lo importante es el trasmitirles a nuestros hijos estas experiencias y lograr recrearlas para que no se pierdan.

Busca por lo tanto reunirte con tu familia y / o amigos y realicen una posada tradicional mexicana, es una experiencia única.