Sobreviviendo a la jungla del periodismo deportivo

Ya hace algunos años que entré al mundo del periodismo deportivo, donde he podido combinar mi pasión por la escritura y por la belleza de los deportes, no podía haber elegido mejor opción. Hoy que mi empresa está buscando oficinas en renta recordé mis inicios, cuando antes de ingresar a este medio imaginé un mundo color de rosa, no sé por qué, donde todos los reporteros y periodistas están unidos para brindar la mejor información, pero la verdad es que no es así. Es una selva donde el más fuerte sobrevivirá, utilizando sus mejores armas de cazador para no convertirse en la presa.

Cómo es que llegué a pensar que habría Fair Play en esta hermosa profesión, si en el deporte no rinden tributo al Fair Play, menos en un medio donde no es algo obligatorio. Quiero decir que si en una misma empresa los reporteros cuidan sus fuentes como si fueran su más preciado tesoro y ni pensar en pasarle algún número a uno de los becarios que busca crecer o los redactores que lo necesitan para terminar una nota. No se van a arriesgar a que se ganen la portada o la nota principal de a gratis, cuando a ellos les costó pagar favores o meterse en las entrañas de algún club. Ahora imagínense esta batalla pero entre diferentes medios, que se restriegan las notas con la firma en la parte superior, compartiéndola por todas las redes sociales para que vean quién es el que tiene la capacidad de hablarle a tal o cual persona.

Cuidarse de los animales salvajes no es lo único, hay que tener cuidado con las manadas, a las cuales denominaremos ‘medios de comunicación’, quienes traen un pique por ganar la mejor nota, pues esto se convertirá en ventas y mejores ingresos. Por eso cuando una presa, quizá algún equipo deportivo o la empresa deportiva, decide ser el alimento principal de alguno de ellos, desatará la furia de los cazadores, quienes buscarán a los miembros de esa manada que no estén tan enterados de que todo debe ir para un mismo medio, así que sueltan información para la competencia. Pero estas presas no se dejarán comer de a gratis, exigirán que sus notas sean la principal o traten de bloquear a sus competidores, no darle tanto espacio informativo o, incluso, ganarse la portada o la nota principal.

Si eres nuevo en esta jungla debes saber que la fuerza y las ganas de sobrevivir serán tus principales armas, iniciarás como observador, digamos que son los becarios y redactores, quienes arman las notas pero no están listos para salir de caza. En esta etapa tendrán que buscar sus fuentes por sus propios medios para comenzar a alistarse a salir a la selva, donde ya lo esperan cazadores muy experimentados, pero recuerden siempre la pelea entre David y Goliat. Ya cuando tengan municiones, es decir, un par de contactos en el medio que les toque cubrir, digamos futbol, tenis, automovilismo, etc; es hora de salir a cazar a los peces gordos.

El último consejo que puedo darte es que siempre seas una persona ética, si bien hay profesionales en este medio que usan artimañas para salirse con la suya, deja que ellos pisoteen a los demás con trampa, cuando los descubran serán ellos quienes estén hasta el fondo y será muy complicado que logren salir, y si lo hacen estarán manchados de por vida.