Cada sacrificio tiene su recompensa

Se de una persona que se dedica al mundo de los bailes sonideros; él fue mi vecino durante muchos años, razón por la cual conozco perfectamente su historia, desde que era un chiquillo que de la nada logro forjar un nombre que hoy es reconocido en todo el país.

Él tuvo una infancia con ciertas carencias pero con ilusiones y un gusto por la música que definió el rumbo de su vida, hijo de una mujer que se dedicaba a vender sopes y quesadillas en un puesto ambulante; desde pequeño él tenía que ayudar a su mamá  cada mañana muy temprano a traer lo necesario para su negocio; y más tarde presentarse a su trabajo de medio tiempo en un lugar en el que compraban desperdicios industriales en el que sus jefes lo apoyaron para que en las tardes pudiera estudiar la secundaria.

Estando en su trabajo fue donde encontró su primer trompeta chueca que mando a arreglar para unos meses más tarde reciclar una tornamesa con la cual daría su primera ambientacion en una fiesta de quince años reconociendo que ese era el proyecto al cual se dedicaría toda la vida.

Sin saber nada realmente a lo que se estaba enfrentando empezó a formar un pequeño sonido y a darse a conocer primero en su colonia, lo cual no fue tan fácil ya que no tenía los recursos y eso le impedía tener todo lo necesario para poder hacerse de un poco de fama; pero bueno, algunos amigos lo apoyaron al hacer ellos mismos los bafles y algunas cajas de luces y él por su parte aprendió a componer los aparatos sin tener la preparación, sus ganas de lograr su ilusión lo hizo desarrollar la habilidad para que poco a poco lograra tener un mejor equipo, tardo algunos años para poder sonar como un verdadero sonidero profesional pero lo logro.

Aunque desafortunadamente no por mucho tiempo ya que posteriormente le llego la era de la modernidad y la tecnología quedando obsoletos la gran mayoría de sus aparatos. Para revolucionar y mantenerse a la vanguardia él y sus empleados empezaron con la fabricación de estructuras metálicas para colocar mega pantallas y luces de láser para realizar un espectáculo más llamativo y novedoso; mismas que lo ayudaron a salir de una fuerte crisis económica, ya que en una ocasión estando sus estructuras metálicas afuera de su casa debido a que no contaba con una bodega donde guardarlas, una persona que pasaba por el lugar las noto y le ofreció  pagarle una renta por ellas para realizar un comercial, él accedió a la propuesta y posteriormente logro solventar su situación.

Hoy por hoy tiene fama y un reconocido lugar en ese mundo en el que lo respetan sus compañeros y le admiran sus seguidores; le costó mucho trabajo, sacrificio y esfuerzo casi son 40 años de dedicación a esta su pasión por su trabajo, al que con amor se entrega en cada ocasión estando a la altura de grandes.

Esta es la historia de un niño con un sueño realizado gracias a su tenacidad e ingenio, que si bien no es muy famoso en el mundo entero, si es digna de conocerla y saber que cualquiera puede soñar con el propósito de hacer los sueños realidad.