Las leyes y las etiquetas en los productos

Elegir cuidadosamente tus palabras es esencial al diseñar etiquetas para tus productos, ya que cuando los clientes se sienten engañados por un paquete, no dejan solo de comprar, tienden a demandar.

Entre la reputación y los efectos financieros para las reclamaciones que no coinciden con las percepciones de los consumidores se comienzan litigios que a veces llegan hasta juicios que pueden resultar largos y costosos.

Por lo tanto, el proceso de etiquetado debe cumplir con todas las leyes y restricciones estipuladas y este debe ser un punto de partida para las empresas.

El uso de frases que no han sido reguladas legalmente en el pasado, pero que son tomados como engañosas por los clientes, podría llevar a que tu organización sea citada como un precedente futuro, gastando mucho dinero en asentamientos antes de que el polvo se asiente.

Los siguientes son tres ejemplos de incidentes cuando las promesas de etiquetado de productos terminaron conduciendo a casos judiciales.

Cada uno de ellos se encuentra en una etapa diferente en sus litigios, pero todos ellos sirven como ejemplos ilustrativos de los tipos de cosas que los consumidores cuestionan.

Caso 1: Costco paga casi un millón de dólares

Un juicio reciente le ha costado a la cadena de supermercados Costco un monto de $775,000. El dinero puede palidecer en comparación con el peso de la marca ahora que tiene que cambiar su embalaje. Sin embargo, el litigio se centró en la palabra “saludable” con respecto al aceite de coco.

Los compradores del producto se opusieron al hecho de que la bebida incorporaba una fuerte dosis de grasa saturada. Ahora, para resolver el caso, Costco ha acordado reconsiderar la palabra “salud” y “beneficios para la salud”.

De hecho, no importa cómo se resolvió el pleito, las palabras probablemente habrían desaparecido para siempre. El cambio de etiquetado se ejecutó durante el curso del caso.

Caso 2: Ginger Ale, ingrediente cuestionado

Un informe separado de la Ley 360 de E.U. señaló que la empresa Canada Dry tendrá que luchar una batalla judicial por su afirmación de que el jengibre real está presente en su soda.

La marca pidió al juez que denunciara el caso por no ser lo suficientemente preciso. El juez, sin embargo, dictaminó que la demanda continuará, al menos sobre la cuestión central escrita en la etiqueta de que usa “jengibre real (real ginger)” y esto sea engañoso.

El abogado de Canada Dry sugirió que dado que la marca no hace afirmaciones acerca de beneficios farmacéuticos para la salud, no es el tipo de asunto que debe ser litigado como un procedimiento de fraude.

El juez rechazó la acusación de que se produjo un fraude, pero permitió a los demandantes reformular y presentarla de nuevo su demanda.

Los demandantes afirman que habrían pagado menos o no habrían comprado el refresco en absoluto si supieran que sólo tenía “saborizante natural (natural flavoring)” de raíces de jengibre, en lugar de que el jengibre estaba directamente involucrado en la creación de la bebida.

Caso 3: ¿De dónde es esta cerveza?

La cuestión del origen regional es un importante elemento de envasado. Según un post de la Fundación Legal de Washington para Forbes, se ha convertido en el último campo de batalla para los abogados que quieren “ganar un dinero fácil” de las marcas.

Cuando no se ha colocado el lugar de fabricación y/o elaboración en las etiquetas para botella de cervezas ha dado pie a decir que el empaque es engañoso, y así para otras industrias.

En fin, ante el mundo de las leyes y abogados es importante buscar una buena asesoría para hacer que tus etiquetas, además de ser impactantes y atractivas para tu cliente, se encuentres apegadas a las leyes del país donde venderás tu producto, esto si deseas evitar ser demando.