Los pasos esenciales para conquistar inversionistas

Todo negocio que apenas da sus primeros pasos necesitará, tarde o temprano, iniciar un proyecto de levantamiento de capital. Esto no es una señal de que el negocio vaya mal o de que se quede corto en cuanto a sus expectativas de ingresos. Por el contrario, si el proyecto ha despegado con éxito, ésta es una razón más para atraer inversionistas, pues su viabilidad ya empieza a demostrarse y puede ser más fácil plantear la cantidad que se necesita y los objetivos que se lograrán con ella.

No obstante, buscar y atraer inversionistas es todo un arte. No se trata sólo de encontrar a un inversionista interesado y empezar a recibir dinero. Es más interesante pensar en nuestro inversionista como en un socio y no como en un proveedor, pues finalmente, se trata de alguien que podrá beneficiarse de nuestro proyecto. Por tanto, conviene elegir al inversionista más afín con el negocio; aquél que no sólo nos dé la liquidez que necesitamos, sino que también tenga la disposición de aportar ideas, retroalimentación y aportaciones para mejorar.

levantamiento-de-capital2

Para encontrar y conquistar a ese inversionista ideal, estos son los pasos fundamentales:

  1. Investigar

Así como investigas antes de hacer una contratación o firmar contrato con un proveedor, también debes recabar información acerca de los inversionistas que tienes en la mira. Concéntrate, sobre todo, en el giro y las características de las empresas en las que ya invierten o han invertido; esto te servirá para darte una idea del tipo de proyectos que le interesan y para saber si es el inversionista que te conviene.

  1. Planear

La necesidad de capital sin duda te queda clara, pero lo más importante, no sólo para tu empresa sino para tus inversionistas potenciales, es definir por qué y para qué necesitas ese dinero. Haz cuentas, presenta datos duros, plantea expectativas bien fundamentadas, que podrán alcanzarse al recibir la inversión y también prepárate para justificar el por qué deberían invertir a ti.

  1. Atraer

Captar el interés de un inversionista tiene también una parte lúdica e incluso artística. Con esto quiero decir que la presentación de tu proyecto debe ser capaz de interesar y conmover, cual si se tratara de una novela o una película. Con la prudencia y moderación necesarias, presenta tu proyecto, sus necesidades y sus objetivos como si estuvieras contando una historia. No necesitas espectacularidad ni efectos especiales, sino buenos argumentos.

  1. Proyectar a futuro

Aunque el capital que buscas obtener sea para resolver una necesidad inmediata, también debes mostrar las repercusiones de esa solución a mediano y largo plazo. Por más generoso o bienintencionado que sea, tu inversionista no sólo quiere ayudarte a superar un rezago, sino que, al igual que tú, también busca un beneficio ulterior. Demuéstrale que con su inversión, ambos podrán crecer.

  1. Saber comunicar

La presentación de tu proyecto ante el inversionista debe contar con todos los elementos necesarios para demostrar los puntos que ya hemos mencionado, aunque sin caer en excesos. Quédate con una presentación breve y concisa (entre 10 y 12 diapositivas), que contenga datos relevantes y comprensibles. Y cuida también la oratoria, el lenguaje corporal y la imagen que proyectará el presentador. Como emprendedor, tú tienes todos los conocimientos acerca del negocio que iniciaste, pero si lo consideras necesario, puede ser conveniente que te apoyes en alguien con mejores capacidades discursivas.